Monday, March 28, 2005

Schopenhauer


En la primera mitad del siglo XIX, el filósofo alemán Arthur Shopenhauer, en su principal obra “El mundo como voluntad y representación” plantea que el mundo es la representación del sujeto, con esto, existe una inseparabilidad entre el sujeto y el objeto. Piensa que el mundo es una fuerza ciega, la “voluntad”, que se manifiesta en las fuerzas naturales, y del individuo como voluntad de vivir. Explora la función del arte en el mundo y menciona que cuanto más cercanas son las ideas a sus formas arquetípicas (Eidos platónico), mayor es la posibilidad de la contemplación pura en el arte. Expone una jerarquía de las artes, “La arquitectura es inferior. Es la objetivación de la voluntad como un oscuro inconsciente y mecánico impulso de la materia, que sin embargo manifiesta en su interior la lucha o conflicto... La música es de un orden superior, está más allá de la jerarquía. Expresa directamente la objetivación de la voluntad. Sin mediaciones. Libera y objetiva a la voluntad....[1]”.

La música puede expresar en su esencialidad y su carácter a la voluntad, Explica Schopenhauer que: “la música puede ser comparada con una lengua universal, cuya cualidad y elocuencia supera con mucho a todos los idiomas e la tierra.
[2]

Schopenhauer retoma la idea pitagórica del mundo como relación de números y dice: “Para Lleibniz, la música es un medio para concebir inmediata y concretamente grandes números y complicadas relaciones numéricas. Esto es una idea filosófica semejante a la de Pitágoras, y aun a la de los chinos en el I Ching
[3]”. Pero Schopenhauer da un giro inesperado, “las relaciones numéricas no deben considerarse como su significado, sino como su signo”. Ya que casi todo en ella se puede reducir en números, y “en todos los tiempos se ha cultivado la música, sin tener adquirir conciencia clara de esta relación[4]”. Al menos en las culturas occidentales, no se deben confundir en esta relación entre los números representación de la música con la música misma. Los números solo son el signo, lo que quiere representar a la música, pero no más, son meras entidades vacías e inmóviles, en tanto que, la música es movimiento y plenitud de sensaciones.

Los individuos y las cosas que conforman la realidad del mundo, no hace mas que manifestar sus ideas en medio de la multiplicidad del mundo, y así se afina esta realidad, se depura y nitidiza. El sujeto es inseparable del objeto, “Nuestro mundo no es más que la manifestación de las ideas en la multiplicidad por medio de la individualidad
[5]”.

La música se presenta con todo su poder y es capaz de anunciar infinidad de cosas, de ideas, de esencias de un individuo en un solo instante; faltarían palabras y tiempo para describir estas cosas, ideas y esencia. El filósofo del pesimismo dice: “La música no es la copia de las ideas, sino de la voluntad misma, cuya objetividad esta constituida por las ideas. por esto el efecto de la música es mucho mós poderoso y penetrante que el de las otras artes, pues esta solo nos reproducen sombras, mientras que ella esencias
[6]

En una línea melódica se expresa todo un estado de ser, de animo, de la individualidad, del de carácter de quien, la compuso, de quien la toca, y del estado del lugar y el tiempo en que es interpretada, “La melodía es lo único que presenta desde el principio al final una línea continuada con sentido e intención”. Como se ve se puede hacer una analogía entre el carácter de un hombre con una melodía. Ambos son individuales, ambos tienen un carácter especifico. “Es de esencia en el hombre sentir deseos y satisfacerlos y volverlos a sentir para volverlos a satisfacer, y así indefinidamente... la dicha y bienestar consisten en el cumplimiento del deseo y viceversa. Así también la melodía vaga en mil direcciones, apartándose de la tonalidad armonía hacia cualquier grado, a la disonancia, en este aspecto marca sus deseos y su cumplimiento al volver a la tónica
[7]”.

En la analogía del individuo y la melodía, el volver hacia la tónica, es el regreso a la estabilidad, y el deseo de la disonancia, es la trasgresión, la búsqueda. Así es que el hombre en su disonancia no encuentra descanso y esta siempre en la inquietud, y viceversa, el hombre que solo se la pasa en la tónica tiene una vida monótona, estable, sin movimiento. “El carácter lento o ligero en la melodía es la expresión del goce o dolor, entre mas lento es más doloroso, por las dificultades que arrastra el no encontrar la tónica”.

El artista, el músico, el genio es aquel que transgrede, y da los giros más inesperados en su melodía, de lo disonante hasta la desesperación, hasta la calma mas reconfortante, el genio se regocija en ambos extremos. “La obra del genio consiste en la invención de la melodía de los más profundos secretos de la esencia humana”. El genio, con su modulación, es justamente el paso de un carácter a otro, de un individuo a otro, que son atravesados por la voluntad y en este acto, esta riqueza que transforma a la voluntad rampante a una voluntad fraternal, etc.“Modulación recuerda la destrucción del individuo, pero no de la voluntad que sigue viva de la que el y otros individuos forman parte
[8]”. Pero la música expresa solo lo que hay detrás de las apariencias fenoménicas, la voluntad. “Tratamos de darle forma al mundo revistiéndole de carne, de colores, concretarle en algo análogo. Este es el origen del canto con palabras, de la opera. Lo cual constituye una verdadera inversión, pues estos ocupan siempre un lugar subordinado. Cuando la música es forzada a amoldarse a las palabras y a los hechos se le fuerza a hablar un lenguaje que no es el suyo”. Querer que la música se exprese en palabras es reducir a la música. La música al igual que el mundo no puede expresarse totalmente, el lenguaje es limitado para esto.

Así que por medio de la música se puede definir el ethos de un pueblo, o de un músico, y esto se puede expresar y dar a entender a un ente lejano. En esto supera la música al lenguaje hablado. “La música es la expresión del mundo en un lenguaje de universalidad y que conduce a cosas particulares...se parece a las figuras geométricas y a los números, que son aplicables a priori a las cosas no de manera abstracta, sino intuitiva y determinada.”. Tenemos que al momento de ser ejecutada la música ya se sabe que es lo que va a expresar, cual es el carácter de lo que expresa, y no necesita palabras para explicar, lo presenta ya dado. “Los universales son post rem, la música nos da los universales ante rem, y la realidad los universales in rem
[9]”.

Finalmente nos dice Schopenhauer que:“Una física y metafísica sin ética, corresponde a una armonía sin melodía”, esto significa que , puesto que el ethos es el carácter dentro de la armonía, o en otras palabras, el ethos es el carácter de una comunidad, de un pueblo, la ética es entonces el reconocimiento de este carácter en determinada comunidad. La música es la puerta por donde se muestra el carácter, por donde oscila el carácter, de lo metafísico a lo físico. “La música es un ejercicio de metafísica inconsciente, en la cual el espíritu no sabe que hace filosofía”[10].

[1] Givone, Sergio. “Historia de la Estética”. ED. Tecnos. España. 1999

[2] Arthur Shopenhauer, “El mundo como voluntad y representación”, Ed. Porrúa, México, 1998. pp203

[3] Idem. Pp 209
[4] Idem Pp 204
[5] Idem, Pp 204
[6] Idem, Pp 204
[7] Idem pp 206
[8] Idem pp 207
[9] Idem. Pp 208

[10] Frase de Schopenhauer en Nietzche y la Músicahttp://www.antroposmoderno.com/word/nietzmus.doc. «Sin la música la vida sería un error»*Por Eric Blondel**

7 Comments:

Blogger Francisco said...

No entiendo de música, y parece que en ocasiones Schopenhauer habla de la melodía como de lo cantado.
Tampoco entiendo que se niegue valor a la ópera, cuando en otrols lugares pqrece decirnos que añadir poesía ala música la enriquece.

2:58 PM  
Blogger ALBERTO said...

Tenes razòn Francisco, pero a pesar de sus contradicciones es innegable que Schopenhauer fue un genio.

1:42 PM  
Blogger Ahab said...

no puedo estar más de acuerdo con Schopenhauer. El mundo como voluntad y representación es una obra fundamental. su teoría sobre la música me resulta familiar y cercana. Comprender lo que quiere decir Schopenhauer con "la voluntad" es un paso importante en cualquier mente humana.

Francisco, creo que añadir poesía a la música no siempre enriquece. A veces rebaja con creces el poder de la música. La música por sí sola alberga un poder inigualable e incomparable con ningun otro arte, y no necesita de las letras para nada. Menos aun en la música clásica. En la música con letra, a veces las letras dan a la música un mayor valor, pero esto ocurre generalmente porque la música que la sostenta es de baja calidad; rara vez se dan casos equiparables o equilibrados (Erbarme Dich, de J.S Bach es un claro ejemplo de música y letra en perfecta consonancia). La música es EL ARTE de entre las artes. Gracias a ella otras artes pueden existir (danza, ópera), pero ella no necesita de ningún otro ámbito para existir, no necesita ser explicada y no se puede definir.

saludos

7:26 PM  
Blogger augusta musica said...

saludos

9:43 PM  
Blogger Espacio Poético said...

Creo que te interesaria lo que Hildegarda de Bingen del siglo XII escribio sobre la musica, me parece que se adelanta a nuestro querido Schopenhauer.

11:10 AM  
Blogger Hector said...

Muy interesante, estaré leyendo más, te invito a mi blogspot sobre armonía.

Voy a agregar el tuyo a mi lista de blogs! me gustó

www.armoniaecumenica.blogspot.com.ar

10:01 AM  
Blogger Ibis de Idris said...

hola, te he citado en mi blog Arcangeles Espirituales en el Ángel Raziel... me parece muy interesante y enriquecedora su información recogida de Schopenhauer, a buena hora por tu blog le he puesto entre mis paginas recomendadas, slds giottodurero@gmail.com

1:30 PM  

Post a Comment

<< Home